Elena Hernández, Sin categoría

Cómo el cine puede ser poesía y cómo la poesía puede ser la verdad

Quien haya visto Las horas, se haya leído la novela y sepa un poco de la vida de Virginia Woolf, sabrá cómo el guionista y director supo coser la trama, sacando, sin que se notara, sin que fuera evidente (el artificio no debe notarse) frases, manías, y procesos de la escritora en los personajes y en el desarrollo del argumento de este guión.

Un guión que,  en principio puede resultar anodino, pero interpretado y dirigido de tal forma que cada una de estas mujeres de diferentes épocas y países, ( que podrías ser tú, o serlo yo),  se convierta en un producto artístico profundo, sensible, y creíble.

No me canso, y por eso es lo primero que  comparto, de degustar el talento sumado al trabajo y la precisión.
Ahí va, para todos vosotros. Lo cuelgo en inglés : degustar  la voz de  Kidman no tiene desperdicio.
¡Buen sábado, chicos!

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “Cómo el cine puede ser poesía y cómo la poesía puede ser la verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s