ARTE, Elena Hernández

Jackson Pollock, la convulsión de ser vivo

Un mes después de la primavera llegó al Museo Picasso de Málaga una exposición temporal: Mural, de Jackson Pollock,en la que también hay obras de otros artistas que le influyeron, además de pintores, fotógrafos.

Jackson Pollock vivió 39 años, nació en Wyoming, y vivió en California, New York, (Manhattan) y Long Island, a partir de 1945.
Conoció a conoció a Peggy Guggenheim en Manhattan. Era mecenas de arte y coleccionista,y le pidió que le hiciera un mural para el recibidor de la segunda planta de su piso en Manhattan.

Mural, de más de 2 metros de alto por seis de largo (242,9 x 603,9 cm) fue la respuesta . El encargo se formalizó en julio de 1943 y el resultado es una obra clave en el desarrollo del arte moderno norteamericano por una combinación única entre la energía de su pincelada, la libertad de los trazos, el tamaño del lienzo y una singular abstracción en la que deja espacio para una sugerencia abierta de formas. A propósito del tema, Pollock indicaría años más tarde: “Es una estampida… Cada animal en el oeste americano, vacas y caballos y antílopes y búfalos, todos a la carga a través de la maldita superficie”.

Este “hecho pictórico” (es más que un cuadro,) supuso un hito en la carrera de Pollock, pues por la casa de Peggy transitaba gran parte de la intelectualidad neoyorkina que marcaba parte de la tendencia artística a la vez que recogía las europeas. Pollock era consciente: de hecho, Mural no se hizo directamente sobre la pared, para así poder ser trasladado y con él, su fama.

Además pueden disfrutar de dos documentales acerca de la creación de Mural: uno, en el que se entrevistan a algunos de sus coeténeos, y otro, en el que escuchamos y vemos al creador de totalidades en  un momento de  creación de otra de sus obras: de cuclillas en el suelo,aplica la técnica del drip paintings. A la vez que vierte las gotas o el bote, separa esos hilos blancos goteados en tres cuerpos u objetos y coloca una suerte de utillaje como espolvoreado: un trozo de cinta, un botón: levedades… Pero la obra va tomando forma mientras Pollock habla con esa voz que es un como un rayo áspero y esa mirada concentrada en la totalidad de su creación.

 

.mural de Pollock

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s