María Luisa Balaguer, Noticias

Frustración cañí

obamaSevilla se levantó preparándose para recibir al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sin saber muchos sevillanos que la visita quedó cancelada, lo que fue recibido con desilusión por unos y con algo de alivio por otros.

La cancelación cogió a contrapié a muchos sevillanos, incluso a los integrantes del dispositivo de seguridad organizado en una ciudad plagada de carteles provisionales para prohibir el aparcamiento en su zona centro, carteles que seguían colocados hasta el mediodía, lo que provocó cierta confusión en el tráfico.

La suspensión de la visita fue el tema de conversación en cualquier lugar de la ciudad, aunque muchas personas mostraron su incredulidad ante la noticia de que Obama no acudiese a la ciudad.

“Es una pena que no haya venido porque para una ciudad como Sevilla viene muy bien su presencia aquí”, explicaba un turista vasco que paseaba cerca de la catedral de Sevilla, vacía de la gran cantidad de policías y dispositivos de seguridad que la coparon en los últimos días. En el lado contrario se situaba Antonio Garrido, un cochero de los que se ganan la vida paseando a turistas con su coche de caballos: “Nos viene de lujo porque estábamos limitados ya que a las cuatro de la tarde nos echaban, y ahora podemos trabajar todo el día”.

Sin llamada para el catering

Quien sí parecía intuir que la suspensión se podría producir era la empresa que gestiona el catering del Alcázar de Sevilla, ‘Casa Robles’, punto central de la visita de Obama en la mañana del domingo, ya que la empresa aseguró que aún no tenían encargo para el “aperitivo o almuerzo” del domingo, pero estaban “preparados para actuar en cuanto les llamaran”. Esa llamada no se llegó a producir, de modo que no hubo que organizar nada, aunque sí hay otras ramas de la hostelería “afectadas” por la suspensión, además de las cancelaciones hoteleras.

Por su parte, la heladería ‘La Fiorentina’ de la calle Zaragoza de Sevilla mantuvo su “hamburguesa helada” para conmemorar la visita, igual que el bar ‘Casa Chico’ de Gerena, a 20 kilómetros de la capital sevillana, mantiene su oferta de hamburguesas gratis para aquella persona que demuestre con una foto o un pasaporte sellado que ha estado alguna vez en Estados Unidos.

Las flores se quedan

El trabajo que va a lucir es el de los jardineros del Ayuntamiento de Sevilla, que trabajó estos días en zonas como el Prado, la fuente de la Pasarela, la zona de Puerta Jerez y la Plaza del Triunfo, con el fin de decorar de flores algunos parterres, así como realizar recorte de setos, siega de praderas de césped, limpieza de rastrojos e hierbas y remangueo de árboles, todo para que la zona por donde tenía que pasar Obama luciese para la ocasión.

Para los amantes de la botánica, Angelonia angustifolia, Cantabria indica y Canna indica son los nombres científicos de las flores plantadas y cuidadas para la ocasión, aunque Obama se ha quedado sin verlas, igual que el resto de monumentos de la ciudad preparados para una apretada agenda que, finalmente, no se llevaron a cabo.

Anuncios
Estándar

One thought on “Frustración cañí

  1. Marisa dice:

    Excelente
    A mi lo que más me ha sorprendido es que absolutamente todos los políticos de este país se hayan sentido tan “americanos”… Quien me lo iba a decir… Aún no salgo de mi asombro.
    Marisa M B

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s