ARTE

El ‘arte degenerado’ según Hitler

hitler-arte

Los trabajos de derribo de una casa de madera situada en la región alemana de Mecklemburgo-Pomerania Occidental (noreste del país) permitieron descubrir varias cartas hasta ahora desconocidas de los dos marchantes de arte más famosos de la época nazi, según ha informado el diario Schweriner Volkszeitung.

Datadas en los años 40, las misivas encontradas fueron escritas por Hildebrand Gurlitt y tenían a Bernhard A. Böhmer como destinatario. “Las cartas proporcionan, entre otras cosas, información sobre el comercio de obras que los nacionalsocialistas consideraban ‘arte degenerado’”, señaló Volker Probst, de la Fundación Ernst-Barlach, en declaraciones al periódico germano.

Las epístolas estaban guardadas en sacos que fueron encontrados bajo la terraza de la vivienda de madera en la que se inició la demolición. El nombre de Gurlitt saltó a la fama a finales de 2013 cuando trascendió que un anciano, de nombre Cornelius, atesoraba en su casa un conjunto artístico compuesto por más de 1.250 obras de pintores como Picasso, Renoir o Monet.

El hombre había heredado la colección de su padre, Hilderbrand Gurlitt, un marchante de arte al que el régimen nazi de Adolf Hitler encargó apropiarse del llamado “arte denegerado” (aquel que contravenía los principios del nacionalsocialismo) y de confiscar pinturas a familias judías.

Poner a la vista el deterioro del arte desde 1910

El 19 de julio de 1937, a unos pocos metros de la Primera Gran Exposición de Arte Alemán, en el edificio donde había funcionado el Instituto de Arqueología se inauguró Arte Degenerado. La intención de la muestra no guardaba ambivalencia alguna; se proponía poner a la vista “el deterioro del arte desde 1910”. Unos días más tarde, la revista Der SA.-Mann lo informada de este modo: “los conservadores de todos los museos públicos y privados y los encargados de las colecciones particulares están deshaciéndose de los más espeluznantes frutos de una humanidad degenerada y de una generación patológica de ‘artistas’”. En efecto, la exposición reunió unas 650 obras de arte moderno incautadas de 32 museos alemanes. Una comisión dirigida por el pintor Adolf Ziegler  –presidente de la Cámara de Cultura del Reich– había confiscado más de 5000 obras de arte procedentes de colecciones públicas y privadas (las cifras que dan los distintos autores varían y llegan a 20.000 obras incautadas). La exposición de 1937, propulsada por el ministro de Propaganda Joseph Goebbels, mostraba parte del patrimonio que había sido puesto a disposición de la censura oficial.

Arte Degenerado viajó de Munich a otras doce ciudades entre 1937 y 1941, y alcanzó más de tres millones de visitantes. Bajo esa denominación cayeron los movimientos de vanguardia que tuvieron lugar entre fines del siglo xix y la década de 1920 en diversas ciudades europeas: impresionismo, expresionismo, dadá, surrealismo, nueva objetividad, cubismo o fauvismo.

otto-dix-mutilados

El 19 de julio de 1937, a unos pocos metros de la Primera Gran Exposición de Arte Alemán, en el edificio donde había funcionado el Instituto de Arqueología se inauguró Arte Degenerado. La intención de la muestra no guardaba ambivalencia alguna; se proponía poner a la vista “el deterioro del arte desde 1910”. Unos días más tarde, la revista Der SA.-Mann lo informada de este modo: “los conservadores de todos los museos públicos y privados y los encargados de las colecciones particulares están deshaciéndose de los más espeluznantes frutos de una humanidad degenerada y de una generación patológica de ‘artistas’”. En efecto, la exposición reunió unas 650 obras de arte moderno incautadas de 32 museos alemanes. Una comisión dirigida por el pintor Adolf Ziegler  –presidente de la Cámara de Cultura del Reich– había confiscado más de 5000 obras de arte procedentes de colecciones públicas y privadas (las cifras que dan los distintos autores varían y llegan a 20.000 obras incautadas). La exposición de 1937, propulsada por el ministro de Propaganda Joseph Goebbels, mostraba parte del patrimonio que había sido puesto a disposición de la censura oficial.

Arte Degenerado viajó de Munich a otras doce ciudades entre 1937 y 1941, y alcanzó más de tres millones de visitantes. Bajo esa denominación cayeron los movimientos de vanguardia que tuvieron lugar entre fines del siglo xix y la década de 1920 en diversas ciudades europeas: impresionismo, expresionismo, dadá, surrealismo, nueva objetividad, cubismo o fauvismo.

Con espíritu aleccionador, la exposición buscaba demostrar al público la “decadencia” de esas producciones. Sobre las paredes se combinaron las obras de vanguardia con fotografías tomadas a personas lisiadas y dibujos realizados por “enfermos mentales”. Esas comparaciones visuales subrayaban el supuesto carácter “enfermo”, “judío-bolchevique” e “inferior” de esas obras, que se exhibían en tanto evidencia de una decadencia cultural asociada al régimen político alemán anterior al nacionalsocialismo, la República de Weimar. Pero a la vez, esas pinturas y esculturas se mostraban como amenaza de una suerte de transmisión viral de esa decadencia en caso de que no se tomaran acciones concretas.

Con espíritu aleccionador, la exposición buscaba demostrar al público la “decadencia” de esas producciones. Sobre las paredes se combinaron las obras de vanguardia con fotografías tomadas a personas lisiadas y dibujos realizados por “enfermos mentales”. Esas comparaciones visuales subrayaban el supuesto carácter “enfermo”, “judío-bolchevique” e “inferior” de esas obras, que se exhibían en tanto evidencia de una decadencia cultural asociada al régimen político alemán anterior al nacionalsocialismo, la República de Weimar. Pero a la vez, esas pinturas y esculturas se mostraban como amenaza de una suerte de transmisión viral de esa decadencia en caso de que no se tomaran acciones concretas.

Una obra de Otto Dix resulta ilustrativa de la interpretación que el nazismo hizo de las vanguardias alemanas en particular y de las representaciones artísticas en general. Lisiados de guerra (1920) representaba en clave caricaturesca a cuatro veteranos de guerra, cuyos cuerpos parecen entre tullidos y maquinales, caminando en fila por la calle con sus respectivos uniformes y prótesis.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s