Elena Hernández

El yugo perenne II

yugo-perenne-2o

Hacía cosas extrañas los domingos por la tarde, como pintarse despacio toda la cara, parándose, por ejemplo, en la línea de los ojos, conteniendo la respiración para dibujar un trazo constante y seguro, y luego por los labios apretando la barra y hundiéndola despacio, para pasar después, a brochazos, un paño seco, áspero, sin agua, ni aceites ni cremas, mientras pequeños surcos de sangre iban abriendo su piel.

Aquí ahora miro por mi ventana. Hay un campanario, más bien chico, pero sencillo. Entiendo mejor esto, entiendo que una iglesia pequeña pueda ser la necesaria para un hombre, para cualquier hombre que pueble esta tierra, pero no la abadía de Westminster o la Catedral de San Pablo. Entiendo que el duque de Wellington y Ricardo III y la Queen Isabel II rezaran después en las capillas más íntimas y pequeñas aun que esta iglesia.
Pero a mí ahora y aquí nadie hay para verme ni a quien yo pueda ver. Tengo esta cama de madera y un colchón blando. Tengo esta bacinilla en la que cago y meo según los horarios a los que por fin he acostumbrado a mis esfínteres, justo al amanecer, que es cuando lo limpian.
Tengo una mesa pequeña, coja de su pata trasera derecha, y tal parece que el árbol del que se cortó su madera sigue envejeciendo dentro de ella.
Y nada más tengo. Ah bueno, sí, tengo esta ventana, pero solo puedo ver lo más alto del pueblo: el campanario. Por cierto, esta iglesia anda con el reloj atrasado.
No puedo ver a los niños, ni a los agricultores, ni a ninguna mujer bonita, pero puedo oírles. Escucho a los niños cuando salen del colegio y cuando van, menos, a los hombres del campo con las bestias o con los animales, y huelo los perfumes de las mujeres.
Tania no utilizaba perfumes. Solo uno creo, uno que olía como a incienso. Se lo dije, tiró el frasco por la ventana, se colocó las manos en los bolsillos y me preguntó por qué no te gusta mi perfume por qué no te gusta mi perfume por qué no te gusta mi perfume.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s