Elena Hernández

El yugo perenne, III

cuadro-pintura-el-yugo-perenne-iii-blog-lamaga

…Tania no utilizaba perfumes. Solo uno creo, uno que olía como a incienso. Se lo dije, tiró el frasco por la ventana, se colocó las manos en los bolsillos y me preguntó por qué no te gusta mi perfume por qué no te gusta mi perfume por qué no te gusta mi perfume.

Tus dedos están ciegos

Me acerqué y le saqué las manos de los bolsillos. Sus dedos no tenían uñas. Besé uno a uno esos dedos.
Recuerdo el preciso instante en que la miré sin compasión, y su boca se abrió ligeramente. La empujé a la cama, cayó boca arriba y ella misma se subió la falda y se quitó las bragas. Noté que estaba empalmado, que necesitaba hundirme en ese coño y estallar.
Estaba mojada y dilatada y se movía debajo de mí. Gemía y me pedía más como cuando teníamos dieciséis años, y era ahora el suyo un Ayy lánguido y dulce, y mientras más fuerte la penetraba más dulce era ese Ayy y más sonreía.
Dentro suyo mi pene aumentaba, los labios de su vulva me rozaban. Yo escuchaba sus gemidos. La miraba sonreír y sacarme la lengua para que yo la besara, y esto, todo ella era lo que me hacía crecer en su interior.
Cuando ya por fin vi su culo ante mí, toda ella abierta ante mí, esperándome… Su estómago flácido, sus brazos que apenas resistían su peso, la penetré frenéticamente, primero en el coño y luego en el culo, sabiendo que el placer físico así era el mismo para los dos, yo sabía que ella estaba sintiendo un placer que empezaba en el ano y recorría toda su vulva hasta llegar al clítorix.

Estándar
Elena Hernández, TEATRO

El proceso, de Belén Santa-Olalla:La ley no es igual a la Justicia

foto-el-procesoAyer sábado fui a ver El proceso, texto seleccionado por Factoría Echegaray. Como sabemos, El proceso es un texto de Kafka, que narra cómo un día, Joseph K, empleado de banca, es detenido.Aunque puede seguir haciendo su vida, la impotencia le lleva a luchar para que se haga Justicia. Solo que para eso, necesita a los demás.
Antes de que comience la función el espectador pasa por una “experincia previa”,que es imperdible: Llega a ser físico

El montaje de figuras tetraédricas, aplastantes y movibles, va cambiando, ( o por mejor decir: lo van adaptando), como el Sistema, con unos personajes deformados como si de las figuras cóncavas de los espejos del Callejón del Gato se tratase: maravillosos y fascinantes el Block y la Lavandera de Lucía Moreno; envolvente el Estudiante de Antonio Arcos; maleable, contenido, blando, el conserje de Garikitz Lariz; exagerado y majestuoso el abogado de Antonio Navarro con su voz de sierra.
Personajes que con sus movimientos nos emocionan : la parte final de Alessandra García es lacerante, humana, angustiante.

Y todo ello sazonado con una música que se adapta a cada escena y acelera el rimo cardíaco, de cine negro.Omnipotente.

Y lo mejor de todo: es Teatro, no cine llevado al teatro.

¡Ah!: Y si creen ustedes que son inocentes, por favor, rellenen su formulario y anoten su número de expediente…

http://www.teatroechegaray.com/es/info/el-proceso-kafka

http://www.lapuertadelaley.com/

Estándar
Elena Hernández

El yugo perenne II

yugo-perenne-2o

Hacía cosas extrañas los domingos por la tarde, como pintarse despacio toda la cara, parándose, por ejemplo, en la línea de los ojos, conteniendo la respiración para dibujar un trazo constante y seguro, y luego por los labios apretando la barra y hundiéndola despacio, para pasar después, a brochazos, un paño seco, áspero, sin agua, ni aceites ni cremas, mientras pequeños surcos de sangre iban abriendo su piel.

Aquí ahora miro por mi ventana. Hay un campanario, más bien chico, pero sencillo. Entiendo mejor esto, entiendo que una iglesia pequeña pueda ser la necesaria para un hombre, para cualquier hombre que pueble esta tierra, pero no la abadía de Westminster o la Catedral de San Pablo. Entiendo que el duque de Wellington y Ricardo III y la Queen Isabel II rezaran después en las capillas más íntimas y pequeñas aun que esta iglesia.
Pero a mí ahora y aquí nadie hay para verme ni a quien yo pueda ver. Tengo esta cama de madera y un colchón blando. Tengo esta bacinilla en la que cago y meo según los horarios a los que por fin he acostumbrado a mis esfínteres, justo al amanecer, que es cuando lo limpian.
Tengo una mesa pequeña, coja de su pata trasera derecha, y tal parece que el árbol del que se cortó su madera sigue envejeciendo dentro de ella.
Y nada más tengo. Ah bueno, sí, tengo esta ventana, pero solo puedo ver lo más alto del pueblo: el campanario. Por cierto, esta iglesia anda con el reloj atrasado.
No puedo ver a los niños, ni a los agricultores, ni a ninguna mujer bonita, pero puedo oírles. Escucho a los niños cuando salen del colegio y cuando van, menos, a los hombres del campo con las bestias o con los animales, y huelo los perfumes de las mujeres.
Tania no utilizaba perfumes. Solo uno creo, uno que olía como a incienso. Se lo dije, tiró el frasco por la ventana, se colocó las manos en los bolsillos y me preguntó por qué no te gusta mi perfume por qué no te gusta mi perfume por qué no te gusta mi perfume.

Estándar
Elena Hernández

El yugo perenne, I

descarga

“Dije que te amé, pero mentí, mentí: al poco tiempo de tu muerte, llegaron otros pensamientos sin mi resistencia voluntaria, hasta que Lo otro, Aquello, Tú que fuiste, cayó en el olvido, y el olvido es un vacío. Sólo volví a ser consciente de mi olvido un día, no recuerdo si un miércoles o un sábado, al entrar en la casa que fue nuestra, cuando sentí la misma emoción que la primera de muchas que se habían repetido durante años, hacía ya diez o quince.
Caí aplastado por esta exactitud en el sofá, y nos recordé por unos días, durante unos instantes de esos días, en los que viví otra vez.”

Estándar
Elena Hernández, Impresiones

Business

La entrada a gran parte de los museos londinenses es gratuita, y se pueden hacer fotografías.
¿Confianza o finanzas? Dentro del museo puedes comer, y por un razonable precio: 25- 30 Libras para 3-4 personas.
Estímulos para quedarse, ¿no? Dicen que los regentes ingleses optaron por permitir la entrada libre para que así la cultura llegara al pueblo.
En fin, el caso es que esto se hace. El caso es que la cultura de buena parte del mundo llega a todos, en forma de ilustraciones, jarritas de terracota fascinantes esculturas griegas y romanas, (para mí, lo primero que busco y en cuyas salas puedo estar horas, sin importarme las momias, los dioses latinoamericacanos, ni la cultura china)
El caso es que el negocio está, está extendido, es un modo de ganarte la vida: crear tu pequeño negocio, sacarle partido a la vida: mirad cómo lo han hecho con Shakespeare, cosa que me encanta.

Y rendundando en el tema,durante mi paseo por Cambridge, vi cosas que llamaron mi atención:

Las iglesia de Sant Marie, también en Cambridge: me resultó chocante que a la entrada hubiera nada menos que una tienda con libretas, pulseras, almanaques, etc : coqueterías para universitarios;  unos  cuatro metros de la pared frontal constituyen un mural publicitario de todos los colores. Y a la izquierda otro chaval, encargado de recoger el ticket que hemos adquirido en la tiendecita para subir a la torre y apreciar la monumental Cambridge desde las alturas.

Y el paseo en barca por Cam, desarrollado por un grupo de chavales, de entre unos 18-24 años que lo controlaban. Primero nos conquistó un hombre ya mayor, ante las puertas cerradas del King´s College, nos ofreció un paseo on board.
Pagamos
Nos llevó a la manager, una jovencita que nos anotó.
Después fuimos guiados por otro chaval rubio, espigado, y muy sonriente, que bajo la estela de su cartel nos guió hasta el embarcadero.
Allí, había una pizarrita que notificaba que para los paseos en barca había que acercarse al King’s College ( en Faro, Portugal, si queréis dar un paseo por la famosa costa sureña, esperad a llegar a los embarcaderos, los precios son mucho más asequibles)
El chaval dio su lista de los pasajeros a otra chica, una segunda manager. Estábamos agrupados según número de miembros por grupo. Nos comunicó,siempre sonriente y relajado, que éramos de su grupo, que confiáramos en él,y que los botes tenían asignado a su guía.
La manager del embarcadero nos llamaría por el número de miembros del grupo.

Esperamos unos 30 minutos, al cabo de los cuales me acerqué para decirles,a él y a la manager que yo no sabía que tenía que esperar tanto tiempo
Los dos, simultáneamente, miraron al río, vieron un bote y dijeron:
– Ohh, it´s for you, ladie.
En cuanto el bote se acercó al embarcadero, el chaval, con una sonrisa encantadora, me señaló el asiento de popa, y me dijo:
– Ladie, is the best seat for you, lovely for you,- Mientras me ayudaba a entrar en el bote
Y otro rubio, elocuente, relajado y fornido Adonis fue mi gondolero

Estándar
ARTE, Elena Hernández

Picasso y nuestra mirada

mujer y niño para Lamaga blog

Madre y niño , y sin embargo, qué extraño cuadro ¿verdad? Son su mujer Olga, con Paulo, el hijo de ambos, en sus brazos: Casi mármol en piedra en este cuadro, cuya técnica empleada sugiere el Cubismo sintético.
Pero ¿qué ha hecho con el rostro, con la mano derecha, con el niño que parece que va a caer? Picasso dice acerca del Cubismo que él quiere captar toda la Realidad a la misma vez,y eso solo se consigue a trozos, porque toda no se puede captar de un vistazo. A trozos nos muestra el aspecto físico.

¿ O algo más?

El Cubismo es una técnica juguetona, maliciosa. Si vemos los cuadros desde diferentes posiciones,en el rostro vemos un entendimiento que nos resulta natural: y pensamos: ” Es así como vemos a alguien de perfil, es así como lo vemos”.Este no es un cuadro netamente cubista, pero hay desproporción, de tal modo que una parte del cuerpo e incluso del rostro es más gruesa o grande que la otra.
Y es que los cuadros hay que verlos desde muchas posiciones: Podemos colocarnos a la derecha, cerca, a la izquierda, cerca, irnos alejando progresivamente, acercarnos, hasta que consigamos captar un “algo” familiar. No ocurre siempre, evidentemente.

Picasso decía también algo en lo que últimamente he reflexionado: El Arte es el Arte y la Naturaleza, es la Naturaleza. El Arte no puede imitarla. Pero paradójicamente, debe resultar espontáneo, natural. Entiéndanme: Resultar, parecer, no serlo. Incluso si hay desgarro, debe resultarnos creíble, natural en ese objeto ( no en nosotros, espectadores)
Este cuadro está colocado al fondo izquierdo de la sala creo recordar que II del Museo Picasso. A su izquierda hay una ventanal. Es un cuadro grande.

Si nos colocamos a lado izquierdo, lo más pegados a la pared que el vigilante nos permita, comprobaremos que no nos resulta del todo extraño lo que vemos desde ahí.
Pero si nos sentamos al pie del ventanal que está a nuestra derecha, en la esquina de ese ventanal, vemos cómo la mujer se está moviendo: Está levantando su mano izquierda para colocar mejor al niño, por eso esa mano, y esa parte es más grande que la otra. La mujer levanta el hombro, como para agarrar mejor a su pequeño.
El rostro,aquí,desde esta ventana, sí tiene una conjunción perfecta.

No ocurre siempre, claro, pero a mí me encanta que Picasso juegue conmigo.

Estándar
ARTE, Elena Hernández

Jackson Pollock, la convulsión de ser vivo

Un mes después de la primavera llegó al Museo Picasso de Málaga una exposición temporal: Mural, de Jackson Pollock,en la que también hay obras de otros artistas que le influyeron, además de pintores, fotógrafos.

Jackson Pollock vivió 39 años, nació en Wyoming, y vivió en California, New York, (Manhattan) y Long Island, a partir de 1945.
Conoció a conoció a Peggy Guggenheim en Manhattan. Era mecenas de arte y coleccionista,y le pidió que le hiciera un mural para el recibidor de la segunda planta de su piso en Manhattan.

Mural, de más de 2 metros de alto por seis de largo (242,9 x 603,9 cm) fue la respuesta . El encargo se formalizó en julio de 1943 y el resultado es una obra clave en el desarrollo del arte moderno norteamericano por una combinación única entre la energía de su pincelada, la libertad de los trazos, el tamaño del lienzo y una singular abstracción en la que deja espacio para una sugerencia abierta de formas. A propósito del tema, Pollock indicaría años más tarde: “Es una estampida… Cada animal en el oeste americano, vacas y caballos y antílopes y búfalos, todos a la carga a través de la maldita superficie”.

Este “hecho pictórico” (es más que un cuadro,) supuso un hito en la carrera de Pollock, pues por la casa de Peggy transitaba gran parte de la intelectualidad neoyorkina que marcaba parte de la tendencia artística a la vez que recogía las europeas. Pollock era consciente: de hecho, Mural no se hizo directamente sobre la pared, para así poder ser trasladado y con él, su fama.

Además pueden disfrutar de dos documentales acerca de la creación de Mural: uno, en el que se entrevistan a algunos de sus coeténeos, y otro, en el que escuchamos y vemos al creador de totalidades en  un momento de  creación de otra de sus obras: de cuclillas en el suelo,aplica la técnica del drip paintings. A la vez que vierte las gotas o el bote, separa esos hilos blancos goteados en tres cuerpos u objetos y coloca una suerte de utillaje como espolvoreado: un trozo de cinta, un botón: levedades… Pero la obra va tomando forma mientras Pollock habla con esa voz que es un como un rayo áspero y esa mirada concentrada en la totalidad de su creación.

 

.mural de Pollock

Estándar