literatura, Montuenga, Noticias

Novedades editoriales (Enero-Marzo/2016)

Che. Una vida revolucionaria.
Los años de Cuba

Editorial: Sexto Pisoportada

Fecha de publicación: 28-enero-2016

Autores: Guión: Jon Lee Anderson.

Ilustraciones: José Hernández

Colección: Ilustrado

Formato: 17 x 24 cm.

Género: Novela gráfica

Páginas: 174

ISBN: 978-84-16358-87-8

PVP: 24.90 €

Primera entrega de una trilogía que, basándose en la trabajo biográfico de Jon LeeAnderson Che Guevara. Una vida revolucionaria y bajo el formato de novela gráfica, narra la biografía del Che con un texto conciso pero emotivo y unos trazos tan sobrios como realistas.

Luna llena y otros cuentosPortada_Luna_llena _Sara_media

Editorial: Sexto Piso

Año de publicación: 2016

Autor: Yasushi Inoue

Traducción: Gustavo Pita Céspedes

Colección: Narrativa

Formato: 15 x 23 cm.

Género: Relato

Páginas: 144

ISBN: 978-84-16358-89-2

Precio: 18 €

Colección de relatos que reflejan las tensiones existentes en el Japón de mediados de siglo. En aquellas fechas y ayudado por estas ficciones, su autor se despedía de un mundo en pleno proceso de extinción y daba la bienvenida a otro nuevo que empezaba a nacer entonces.

Estrómboli

Editorial: Impedimentapro

Fecha de publicación: 29-febrero-2016

Autor: Jon Bilbao

Colección: Impedimenta

Formato: Rústica con sobrecubierta, 13 x 20 cm.

Género: Relato

Páginas: 272

ISBN: 978-84-16542-32-9

Precio: 29,95 €

El cuentista y novelista Jon Bilbao (Ribadesella, 1972), autor de una extensa obra narrativa, nos ofrece esta vez una colección de ocho relatos en los que la actualidad más plena se alía con una serie de elementos inquietantes para sorprender y deleitar a sus lectores.

 Estimaprovisionaldo señor M.

Editorial: Salamandra

Fecha de publicación: 10-marzo-2016

Autor: Herman Koch

Colección: Narrativa

Formato: Tapa blanda

Género: Novela

Páginas: 416

ISBN: 978-84-9838-725-4

Precio: 20 €

 Después de sus dos grandes éxitos, La cena y de Casa de verano con piscina, novelas que le consolidaron como una de las voces con mayor personalidad de la actual narrativa europea, el holandés Herman Koch revalida con Estimado señor M. cualidades innegables como su originalidad y sentido crítico en este nuevo repaso de los vicios congénitos más comunes en las sociedades contemporáneas.

Lo que no quise decirportada blog

Editorial: Salamandra

Fecha de publicación: 24-marzo-2016

Autor: Sandor Marai

Colección: Narrativa

Formato: Tapa blanda, 22 x 13,5 cm.

Género: Novela autobiográfica

Páginas: 192

ISBN: 978-84-9838-678-3

Precio: 17 €

Otra obra del prolífico Sandro Marai (Košice, 1900–San Diego, 1989) que dentro de muy pocos días encontraremos traducida al castellano. Novela de fin de época, esta vez autobiográfica, en la que el autor narra su experiencia, desde la anexión de Austria por el ejército nazi en 1938 hasta diez años más tarde, cuando su país, Hungría, es invadido por Rusia y se ve obligado a salir del país junto con toda su familia. Marai combina aquí el análisis de las circunstancias históricas con la confesión personal, el propósito de denuncia y un permanente deseo de un futuro mejor.

Anuncios
Estándar
Cristina Miranda, María José Abad, María Luisa Balaguer, María Victoria Pérez, Montuenga, Noticias, Sin categoría

HA MUERTO UN GENIO DE LAS LETRAS: UMBERTO ECO

Cuando se cumplen 400 años de la muerte de Cervantes, desaparece otro genio de las letras. Cuántas generaciones se han doctorado con su ensayo sobre las técnicas y procedimientos de investigaciones umberto eco, como se hace una tesis (1)en las ciencias sociales. Conocido por el libro de “El nombre de la rosa”,  su última obra “Número Cero”, fue un tributo a los medios de comunicación y sus posibilidades de cambio social.

El reconocido filósofo optó por la ficción, en la década de los ochenta.

Su editorial “La nave di Teseo” anuncia la publicación de una colección titulada “Pape satan aleppe”, que será lanzada en marzo.

Estándar
Montuenga

El arpa de Bécquer

Del salón en el ángulo oscuro o en uno de los ribetes de la cultura, da igual. Es gratificante, y hasta sensato, suponer que existe una veta de talento escondido sin oportunidad de salir a la luz. Los vaivenes de las políticas editoriales, cada una más hermética que la anterior, el cataclismo que han supuesto las nuevas tecnologías para la industria de la cultura y el afán de lucrarse que consume en la pira consumista cualquier soplo de aire fresco que tenga la osadía de irrumpir en este reseco panorama, está poniendo coto a la creatividad de una forma cada vez más que preocupante. Porque el arte es la manera que tiene el ser humano de avanzar, de engendrar ideas nuevas, caminos no explorados, el que hace y contesta preguntas para resolver cuestiones hasta entonces insolubles. La creatividad es el cerebro humano abriéndose paso entre caminos trillados sosteniendo un modesto candil. Lo ha sido siempre. Cada vez que el inmovilismo ha pretendido frenar la marcha de los tiempos enarbolando el pensamiento único –religioso, económico, mítico, violento o cualquier otro ¡qué más da!- como remedio de todos los males, las nuevas ideas han ido brotando testarudas, humildes pero señalando alternativas, frágiles aunque resistentes, pequeñas y abundantes. No obstante, ¿qué va a nacer en medio de este desierto donde cualquier intento de innovar se calcina antes incluso de que asome, donde no existe estímulo para las ideas porque jamás serán publicadas so pretexto de que no son rentables? En eso consiste la auténtica censura, no hay que prohibir nada, siembra indiferencia y deja que germine, convence a la gente de que es imposible aportar nada nuevo y de que cualquier producto que no aspire a ser consumido por la voraz masa consumista de esta sociedad redundante no saldrá del Word jamás, que aspirar a ello es una insensatez mayúscula y cualquiera que se lo plantee un mentecato. Se acabaron las prohibiciones, suelta la espita del cloroformo y échate a dormir.

Como decía, estoy segura de que el arpa existe, de que hay muchas arpas dispersas aguardando el momento de sonar, pero en este mundo de apática estulticia quedarán dormidas para siempre por el simple y estúpido hecho de que no se consideran rentables. Por cierto, ¿alguien hubiera imaginado en su día que haría negocio con La divina comedia, El Quijote, El proceso o La montaña mágica? Pues ahí las tienen. Pero la mentalidad contemporánea es así, no hay que darle más vueltas, y como sin arpa que vibre no hay cultura que progrese, si nadie lo remedia, la mente humana quedará fosilizada hasta el fin de los tiempos y sepultada por la arena invasora de una filosofía absurda y cruel llamada mercadotecnia.

Intuyo, y ojalá me equivoque, que ese es el destino al que estamos abocados. Da igual que exista un arpa o cien millones, tampoco importa que otras muchas arpas de épocas anteriores permanezcan en sus respectivos estantes de las bibliotecas envueltas en seculares telarañas. Si la auténtica creatividad se silencia la humanidad que hay en nosotros se reduce. ¿No empezáis a notar un bulto con forma de tuerca en las articulaciones de los dedos? ¿Nadie se da cuenta de que nos estamos robotizando? Por favor, ¡que alguien traiga un arpa y la coloque aquí, en medio de la plaza pública! ¡Que pulse sus cuerdas! ¡A ver si nos sacudimos esos tornillos molestos y salimos de una vez de este letargo!

Estándar