cultura, pensamiento, Vicky Molina

Entrevista completa a MAGNUS: “Si eliges la monogamia, no eliges”

magnus1

Activista Poliamorose*

Aprieta el papel que se consume contra sus labios negros, aspira y el temblor de sus dedos tatuados con runas se tensa. Una señora le lanza una foto indiscriminadamente y elle le devuelve una sonrisa literalmente vampírica. La señora acelera el paso, arrepentida de una osadía tal vez peligrosa.

Cada vez estoy más cerca de la puerta, del encuentro, pero sigo con el paso lento observándole, viendo cómo despliega su gran abanico de raso negro “Loco Mía” (realmente es un Uchiwa ninja), con gracia se lo estrella contra el pecho para combatir esta tarde ambientada por Tennessee Williams.

Aprieta su cara blanca sobre la mía para saludarme de forma socialmente cálida, pero no sé lo que dice su mirada oculta tras unas gafas redondas negrísimas. Empiezo a preguntar y preguntar para romper el muro de partículas tímidas que nunca nos ha separado. Magnus solo tiene 19 años. Habla 5 idiomas y entiende otros tantos, pero sobre todo tiene el suyo propio.

Fue un niño incomprendido y un adolescente solitario, por eso se alejó del sistema convirtiéndose en un ansioso buscador de respuestas. Es incansable. No parará hasta que encuentre la gran respuesta al sentido de nuestra existencia y lo tiene muy claro cuando la encuentre: no nos lo va a contar.

Es antipolítico, su dios es “no dios”, su color la ausencia… ¿Quién hay detrás de Magnus? Su verbo se muscula cuando se trata de hablar de un tema vital en el que se declara “Agénero”. Trans-Feminista-Radical sería lo más parecido a una definición en su activismo, una mera definición para una mente pensante que se mueve al ritmo que le marca la gran señal fluorescente “NO LIMIT”.

 ¿Qué hay detrás de tu estética Gótica?

No me considero gótico, tengo una estética poco normativa, pero gótico no es solamente una forma de vestir, es una subcultura con preceptos que no comparto, simplemente veo una estética que me gusta y la adopto y la adapto. Dentro del movimiento gótico hay muchos estilismos, a veces voy un poco pastel goth, pero el gótico no es lo mío. No me defino, me parece una pérdida de tiempo definirse porque en un día puedo cambiar de opinión y cambiar totalmente de estética. Me gustaría separar la sociedad por estética normativa y no normativa.

Resulta complicado salirse de la norma, ¿no crees que muchas veces uno piensa que se está saliendo y es el propio sistema el que te está empujando a ello?

Hay mucha manifestación informativa y sistemática contra ciertos grupos y ciertos géneros, y digo géneros en plural. Mi estética y mi activismo no son una forma de rebeldía, son la consecuencia de una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en mi vida hace tiempo y que siguen teniendo lugar día a día y que van modificando mi forma de ser y mi forma de vestir. He decidido desligarme de esa necesidad de que la gente me lea por la forma en la que vista y en la que llevo a cabo mi activismo, lo hago de una forma que  a mí me contenta realmente. La forma en la que nos presentamos al otro es lo que nosotres queremos mostrar y yo he decidido no mostrar lo que la gente quiera que yo muestre. Valga la redundancia.

Se percibe mucha sensibilidad detrás de esa estética tan extrema…

No te creas… Tú quizás  no tengas mentalidad prejuiciosa innata,  que sí es cierto que en parte es necesario el prejuicio, pues ayuda a nuestro cerebro a prepararse para la forma en que debe enfrentar o enfocar a una persona, pero tenemos que ser capaces como seres racionales de liberarnos de esa parte animal y así cuando conozcas a alguien, estarás en blanco y esperarás a que esa persona vaya rellenando esos huecos, y no llenaremos los huecos de desinformación con prejuicios y sobre-generalizaciones, porque ello es falacia en sí misma. Esta sociedad está construida en base a falacias.

Conforme vas creciendo se va quedando atrás la rebeldía y vas descubriendo la gran mentira que hay detrás de todo, pero ¿es difícil no caer en como todo es mentira, todo vale?

Decidí hace tiempo salirme de la rebeldía y considero que la gente me interpreta como rebelde porque en lugar de hacer las cosas para complacer a los demás soy yo misme y eso es lo que más les molesta. Yo antes estaba cabreade por el mundo y hoy sigo dando esa sensación por las redes, pero ahí hay parte de un personaje, une Magnus cabreade con ganas de cabrear al mundo, pero en general soy bastante tranquile, y no tengo necesidad de transgredir. Por el mero hecho de ser yo misme, la consecuencia directa es transgresión, puesto que no soy como la sociedad quiere que sea. Ya no necesito esforzarme por transgredir, pues nada que haga les va a parecer bien. Y me gusta.

¿Magnus es hombre, es mujer…?

Soy una persona agénero, aunque últimamente me estoy identificando más con el género femenino y sus roles, porque no podemos hablar de género sin hablar de roles, sin embargo durante mucho tiempo en mi vida me he identificado como persona no binaria porque el género me parece una construcción social tan estúpida que directamente me niego a tomar parte en ella, ni asumir roles que no tengo por qué asumir por el simple hecho de ser de un género u otro. Entiendo desde el  punto de vista Trans-Feminista-Radical, que es el mío, que quiera o no quiera voy a tener que asumir una serie de roles por mi clase política, que es como la sociedad considera que yo soy, en este caso hombre. La gente me ve como hombre, me lee como hombre, por tanto voy a ser de clase política hombre y voy a ser tratade como hombre. Realmente no me molesta tanto si se me identifica como mujer que como hombre, tengo más repudio a ser leíde como género masculino que ser leíde como género femenino.

Existe en el hombre una seria necesidad de transcender a partir de su sexo…

Eso es lo que yo denomino falo, porque pene realmente puede tener también una mujer, sin embargo una mujer trans con pene no va a tener esa competitividad. El falo es la concepción del pene como la base de la masculinidad, el honor y la fuerza del hombre que lo lleva.

¿Cómo te imaginas dentro de unos cuantos años?, ¿cambio de sexo u operaciones?

No lo sé. No donde estaré mañana. Desde que tengo uso de razón, en torno a los doce años, en el colegio no encajaba con los chicos y sus roles, tampoco con las chicas, pero sí estaba más cómode con ellas, fue un proceso largo, pero empecé a plantearme y descubrir cosas a través de las que me pregunté si estaba siendo realmente hombre. Pasó un tiempo y descubrí el transgénero, que entonces se le llamaba transexualidad. Hubo un tiempo que rechacé mi pene. Eso ya no me ocurre, sí hay otras partes masculinas de mi cuerpo que tras un proceso de deconstrucción me he dado cuenta que no son realmente masculinas, si no que la sociedad me ha enseñado que lo son y con esfuerzo y centrándome en mí misme, realmente me he dado cuenta que el cuerpo es lo que menos importa, porque una persona como yo debería saber separar lo físico de lo mental, el género está en la mente, el puente entre la mente y la sociedad y no debería estar de la mano con un ”sexo biológico”; de todo esto podríamos hacer un gran debate.

Para el ser humano parece que la dualidad ha sido más cómoda y práctica…

Es un punto de vista más eurocentrista, pero hay sociedades como la thailandesa, en la que tienen cinco géneros. Voy a citar a Platania en este caso. Existe un quinto sexo divino que lo forman unos sacerdotes agénero, que es lo que Platania es. Hay personas que no encajan en los roles femeninos o masculinos, algo en lo que no se puede encajar a menos que estés alienade o te beneficies de ellos, como es el caso del género masculino, o como es mi caso, personas que no encajan porque les aterra la idea de tener que encasillarse en cualquiera de esos roles, por el hecho de tener un género u otro y ahí es donde surgen las personas no binarias.

¿Cómo te planteas el hecho de la maternidad-paternidad?

No sabría qué decirte, no me lo  planteo con 19 años, ni creo que lo haga en ningún momento de mi vida, sobre todo porque soy profundamente egoísta en ese sentido, sería como tener que criar a un parásito durante 18 años mínimo, aguantando toda clase de gilipolleces y sinceramente prefiero follar sin consecuencias. Creo que todo el mundo debería tener derecho a poder follar sin consecuencias. Hay mujeres obligadas a procrear y mucha gente que considera que la mujer sólo debe ser respetada por el hecho de ser madre, porque es hija o porque es hermana, antes de por ser persona.

El amor ¿forma parte de una mentira colectiva, de esa válvula de escape tejida por el sistema?

Creo que no, el amor es fruto de una emoción que se extiende a largo del tiempo, por lo que es algo a lo que no se le puede poner normas, algo que no se puede institucionalizar, que no se puede medir, no se puede controlar ni obligar a una persona. Es un sentimiento, como el miedo, al que no ponemos en tela de juicio, no creamos relaciones institucionales de miedo, (bueno, miento, la relación entre un gobierno de derechas y el pueblo), pero sí lo hacemos con el amor, como es el caso de la monogamia. El amor no es que sea una forma de control, sino que el sistema se beneficia del amor para controlar, como pasa con el miedo, el asco… creando realidades opresivas. La monogamia existe para oprimir a la mujer y a las personas LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans).

Despojemos al mundo del patriarcado, del miedo, de la religión… ¿qué crees que sucedería? ¿El ser humano sería libre?

El ser  humano viviría en un mundo totalmente lógico. Yo creo que un mundo dominado por la lógica más pura y exacta no existiría ningún tipo de opresión. Tengo una clase de lógica aplastante que de poder aplicarla de una forma generalizada seguramente se acabaría con cualquier tipo de ideología y los problemas de la sociedad se resolverían al momento, sólo usando la lógica, sin necesidad ni de gobierno ni de instituciones. Habría unos medios de producción que no pertenecerían a nadie, con una totalidad colaboradora, sin individualismo, pero sí con individualidad. En lugar de una catábasis, se trataría de una anábasis, en lugar de ser algo del colectivo impuesto al individuo, donde se aliena la individualidad del ser humano como persona -y esto sucede hoy en día por los modelos que nos imponen-, sería al revés, del individuo al colectivo, en lugar de ser el individuo oprimido y mermado por el colectivo, sería el individuo el que enriquecería al colectivo. Tengo también pensado el método de castigo: sería un gulag, pero el trabajo forzado en este espacio serían doce horas sentade en una silla obligándote a pensar y recibiendo clases sobre lo que has hecho específicamente mal. El capacitismo terminaría, porque con las personas con deficiencias mentales, con ”discapacidades” físicas (aunque a mí me gusta llamarlas personas con capacidades diversas), se actuaría acorde a su diversidad y teniendo en cuenta sus cualidades y no sus defectos, como se hace en esta sociedad, adaptando la forma en que nosotres nos comportamos con esas personas, en lugar de esperar a que esas personas se adapten a nosotres, como se hace hoy en día.

La condición humana lo desvirtúa todo… ¿puede que después del avatar de la historia, este sistema de entre todos los malos sea el menos malo?

Sí  y no. Si queremos ser racionales, tenemos que eliminar todo lo que nos hace humanos por naturaleza. El hecho de que tú nazcas de una especie y seas de tal manera hay que eliminarlo, tenemos que despojarnos de nuestro cuerpo, despojarnos de lo que se supone que tenemos que ser y empezar a ser. Convertirnos en mentes y eliminar todo lo demás, complacer nuestro cuerpo sin hacer daño a otras personas, ahí se llega a la igualdad.

¿Y cómo vives la política en una época de tanta confusión?

Soy antipolítica, dentro de lo malo, lo menos malo lo considero la izquierda, me gustaría un modelo de sociedad con el modelo económico anarquista o un capitalismo reformado más comunista sin llegar a ser capitalismo de Estado (pues entiendo que un cambio tan grande asusta a las demás personas), pero con la política social de la izquierda completamente. Cuando hablo de anarquismo, no es el de sofá blanco, de personas acomodadas que ideologizan sin tener la intención real de llevarlo a la práctica, intento probar mi forma de pensar en las distintas ideologías para ver dónde casa mejor.

 magnus2

Se nota que ejercitas mucho tú memoria, ¿Y tu capacidad de olvido?

Tengo capacidad de obviar información. Si me hacen daño amorosa o amistosamente, en ese momento pienso racionalmente, pienso que puede volver a pasar y prudencialmente, para que no vuelva a pasar, me aparto de la persona y si veo que no lo vuelve hacer, que ya es obligación mía que no vuelva a hacerlo, esa persona vuelve a entrar en mi vida.

¿Tienes la sensación de que realmente el mundo adulto está lleno de personas vestidas de adultas y que realmente no han salido del patio de colegio?

Así es. Porque no han llegado a madurez mental y racional que está al alcance de todo el mundo, simplemente ser capaz dentro de tu cubículo de capacidades contigo misme encontrar tu máximo y perseguirlo. En esta sociedad nos enseñan a no estar dispuestos a dar el máximo sino a dar lo justamente necesario.

Cómo es la relación con sus padres, ¿se meten con su forma de vestir?

Hay información que obvio. No tiene por qué importarles realmente cómo me visto. A mí mis padres me importan a nivel familiar, a nivel persona-persona, a nivel progenitor conmigo, pero a nivel estético no entra dentro de la fenomenología de lo que les afecta en su día a día, y si entra, no es mi culpa, si no de la sociedad, con lo cual, yo ahí no me meto.

¿Ves mucho cine, televisión?

Me gusta el cine dramático y de terror, ahí el creador rebela de forma artística y teatral lo que realmente el ser humano ve por dentro, pero tienes que entrar en la subjetividad de lo que se intenta transmitir. En este mundo nada es porque es, ni la materia. De nuestros miedos podemos aprender mucho. Coger las ideas principales y en nuestra cabeza y llevarlas a nuestro fuero interno y extrapolarlo para ver a qué tipo de razonamiento nos llevaría si nos viéramos en esa situación. La lógica debe analizar el dolor, que es inevitable, para evitar que se convierta en sufrimiento. A través de los aprendizajes  puedes intentar evitar que el mismo tipo de dolor te vuelva a afectar o de la misma forma. A mí con doce o trece años me habría afectado por ejemplo que mi pareja se acostara con alguien más, hasta que me planteé que era algo absurdo medir el amor  que nos tiene una persona en base a lo que decide hacer con su cuerpo con una tercera persona, no hay nada lógico en cómo te puede afectar esa relación física con una tercera persona, más allá de las consecuencias que tú mismo provoques, que provoque esa persona o que provoque la sociedad.

O sea, ¡fuera monogamia!

El amor no es nada. Nos han enseñado que los problemas de tu pareja son tuyos, que todo lo de tu pareja es tuyo y que tu pareja por supuesto es tuya. Al plantearme las cosas desde fuera, de una forma nihilista, tengo una perspectiva distinta de las cosas y sí puedo empatizar con lo que el resto esté pensando o su comportamiento a través de la lógica, sin embargo la empatía tiene límites, por ejemplo con una pareja que quiera una relación monógama. A esa persona lo que le duele en realidad es que no puede asumir que yo no me pueda acostar con nadie más que no sea con ella, no se enfrenta a algo que he hecho yo, si no a algo que es incapaz de asumir. Hay gente que dice yo elijo tener una relación monógama, y yo tengo que decirle que elegir lo socialmente establecido es el equivalente directo a no elegir absolutamente nada. Sólo asumes. Te atienes. Si quieres una relación monógama con alguien, tienes que tener en cuenta que estás oprimiendo a esa persona, lo quieras o no. Es más fácil asumir que la otra persona está haciendo algo que está mal que revisarse y asumir que una persona está alienada. Si eliges la monogamia, no eliges. La monogamia es una institución a nivel personal, político, a nivel sociológico… Tú no eliges ser machista, tú eres machista porque te lo permiten. Tú no eliges ser monógame, lo eres porque lo permiten. Y si eres una mujer, no oprimes a través de la monogamia, estás alienada. Se ha producido una involución, el adulterio se ha estigmatizado y el hombre, género responsable de la monogamia, se ha terminado metiendo también en el mismo saco. Al hombre le está salpicando el machismo, le ha salpicado la monogamia: “Eres un cabrón si le pones los cuernos a tu mujer”, que antaño se producía de forma velada y natural. Una mujer monógama o persona LGBT no es consciente de la alienación que está sufriendo, una alienación que es machista. En una sociedad donde no existiera el género ni el patriarcado, por ende no debería existir la monogamia, por tanto, es función del feminismo hablar de este tema. La forma de dinamitar el patriarcado es dinamitando sus bases desde dentro. La monogamia no es una opresión como tal, porque los hombres monógamos no están oprimidos -¡bien que ponen los cuernos la mayoría y eso no está mal!- porque nadie se beneficia de esa culpa, excepto el sistema. La monogamia es una forma machista de controlar la libertad sexual de las personas y la libertad amorosa. El binomio poliamor-monogamia no existe, no son términos opuestos. No está mal, ”machistamente” hablando, que un hombre se lo folle todo, siempre que sean mujeres las folladas, ahora si esto lo hace una chica lesbiana, gay, una trans, o una mujer heterosexual… ya la cosa nos empieza a sonar mal… y ahí está la opresión machista dentro de la monogamia. A mucha gente le resulta más cómodo atenerse a la monogamia porque le aterra la idea de estar equivocada, de poder estar oprimiendo. Yo defiendo un sistema que destruya la opresión hacia la mujer en el ámbito relacional. No es posible destruirlo en el social y económico si no se destruye en el cis-hetero-patriarcado.

El amor entonces ¿a ti no te idiotiza anulando tu capacidad de filtrarlo todo por la lógica?

No. El amor es una reacción química del cerebro que reacciona. Puede ser mental o fisiológico pero realmente hay que ser capaz de anteponer la lógica sobre todo, en todo momento, cuando pierdes la lógica, te pierdes a ti mismo, cuando interpones un sentimiento a la razón, empiezan a surgir los fanatismos, y se empieza con el amor, y sigue con el miedo y el odio…

¿Magnus le reza a algún dios?

La fe y la irracionalidad es lo que usa el ser humano para enfrentarse a lo que no comprende y así no tener que molestarse en comprenderlo. Yo no tengo mis dioses, yo tengo mis “no dioses” por así decirlo. Es una forma de destruir la necesidad de arquetipar lo esotérico, lo religioso, mi religión es la ausencia de religión.

Te declaras poliamoroso, podrías explicarnos un poco y decirnos si crees que esa tendencia se sostendría si se generalizara…

El poliamor no es una ideología, es una orientación amorosa. Hay personas poliamorosas que se pueden enamorar de varias personas a la vez, monoamorosas, que se pueden enamorar de una sola persona a la vez y personas no amorosas, que no se enamoran de ninguna persona. Tenemos que saber separar amor de sexo. Eso sí, una persona monoamorosa no tiene porqué ser monógama, puede tener una relación libre y la promiscuidad no es algo que haya que perseguir. Yo actualmente tengo cuatro parejas, sin jerarquía. Hay personas que sí establecen jerarquías porque es cierto que el tiempo para dedicar es limitado y la capacidad amorosa también. Yo vivo el amor al momento con cada una de ellas, amándolas sin pensar en el futuro de una forma que me esclavice.

El hecho de ser poliamoroso, le facilita a uno que la cuenta de amores sea más grande…

No tiene por qué, pero sí que puedas enamorarte de más de una persona al mismo tiempo. Poliamorose es cualquiera que se haya enamorado de dos personas al mismo tiempo y creo hay mucha gente en este caso y mucha otra a la que no le ha pasado, y mucha otra que no se ha enamorado nunca de nadie. La única forma de poder vivirlo es siendo libre y ser libre es comportarse uno como libre y corregirse cuando intente uno caer otra vez en la jaula por comodidad. De la represión se sale reprimiéndose a reprimirse. Menos por menos es más. La única forma de romper uno sus estructuras es pasando a la acción, es rompiéndolas. Reprimida está toda persona que en la medida que sea quiera hacer algo y no pueda y ese término es muy amplio, siempre sin coartar la libertad de nadie. Si tú te acuestas con alguien, no es tan evidente que le hagas daño a tu pareja, ¿eres tú quien le hace daño, o es la infracción de la monogamia? La monogamia crea una falsa sensación de seguridad. Tú no puedes hacer realmente lo que quieras porque tanto tu pareja como la sociedad se encargarán de pagues tu “culpa”. Si yo me detectara algún tipo de tendencia monógama, cortaría con todas mis parejas y me quedaría solo antes de reproducirlo, y ya después veríamos.

¿Vives las rupturas sin dolor también aplicando la lógica?

Sí porque realmente no es ruptura en absoluto. Es pareja a nivel social, pero realmente es una persona a la que quiero y que quiero en mi vida, que amo y me atrae de una forma más o menos sexual, porque, por ejemplo, con una de mis parejas no mantengo relaciones sexuales; o puedo querer a esa persona de una forma más de convivencia y de la que no quiera separarme, lo que no significa que haya una dependencia de ella para que yo sea feliz. Tú tienes derecho a complacerte sexualmente contigo misme y con otras personas que quieran complacerse contigo, no tiene sentido esa necesidad absoluta y recalcitrante de que tu pareja sea tuya.

Has participado en programas de Televisión, Radio, Internet … Parece que te gusta salir en los medios…

Sí me gusta la televisión porque puedo adoptar una personalidad completamente distinta, mucho más distendida, como si estuviera entre amigos. Me entretiene, no es una necesidad, es un hobby, no me lo planteo como forma de vida, pero si es así, estará bien. Es cierto que llevar el activismo a cabo es más fácil cuando te ven la cara.

¿Cuáles son tus referentes musicales?

En este sentido, sí que soy un poco transgresor, me gusta oír lo que a nadie le gusta. Desde rap rave sudafricano, hasta música electrónica, Tecno, House, pero siempre grupos o artistas que nadie escucha, porque quiero que ese momento sea sólo mío, no quiero que nadie más lo comparta. También escucho a Enya, Loreena McKennitt y a algunos clásicos como Beethoveen.

¿Y tus referentes  a nivel intelectual?

No tengo referentes. Yo cuando leo, elimino automáticamente las referencias de quién lo ha escrito y me quedo con lo esencial y con la ecuación lógica de la totalidad del libro, de lo que me ha transmitido. En mi mente tengo un juego, imagino que tuviera como una gran biblioteca y cuando pienso en algo concreto y necesito una respuesta, cojo un libro e imagino que encuentro la respuesta en él y es como un truco psicológico, una regla mnemotécnica por la que siempre va a aparecer algo que has leído en algún momento de tu vida o que has escuchado, que va a volver y así vas a ser capaz de encontrar la respuesta que buscas o la que necesitas sin ningún tipo de problema.

Se deshace con gesto natural de los colmillos postizos y despierto de mi fantasía de estar entrevistando a Jason Patric en un largo descanso durante el rodaje de “Jóvenes Ocultos”.
 La tarde se ha hecho noche con su misma densidad. Hay que estirar las piernas. La sangre pide circular. Andamos un poco por la sala. Nos sentamos al filo de la ventana del viejo edificio ateneísta. Yo me levanto rápidamente al comprobar la altura dándole la razón a mi vértigo. Magnus se ríe mientras expone más de la mitad de su cuerpo al vacío. Y sigue sonriendo con la boca perfecta muy abierta. Sigue dispuesto a seguir haciendo parkour con las ideas, succionando de su gran escuela de la vida. Quizás en uno de sus saltos se descubra de nuevo en la Atlántida, pensé de repente sin saber por qué ni cómo. Yo había dejado de estar allí, no sé por cuánto tiempo. Me revolví buscando. Sentí sólo una pequeña agitación del aire.

Magnus se había desvanecido y todavía hoy queda como una poderosa levitación en mi pensamiento.

*No se trata de una errata, si no del uso del pronombre élle, o pronombre neutro, tercera persona singular del español surgido en el ámbito feminista para aludir a las personas de género no binario o grupos donde hay personas de más de un género.

magnusalone

 Magnus hace el Cuestionario de Proust:

  1. ¿Principal rasgo de su carácter? Eso es algo que debería responder alguien, no yo.
  2. ¿Qué cualidad aprecia más en un hombre? Mi mente no funciona con género, lo siento.
  3. ¿Y en una mujer? Eadem anterior.
  4. ¿Qué espera de sus amigos? ¿Qué tengo que esperar de alguien?
  5. ¿Su principal defecto? Poco pragmático
  6. ¿Su ocupación favorita? Incomodar gente
  7. ¿Su ideal de felicidad? Un mundo sin género
  8. ¿Cuál sería su mayor desgracia? Aburrirme
  9. ¿Qué le gustaría ser? Yo
  10. ¿En qué país desearía vivir? En el mundo
  11. ¿Su color favorito? La ausencia de color
  12. ¿La flor que más le gusta? La rosa negra
  13. ¿El pájaro que prefiere? La lechuza
  14. ¿Sus autores favoritos en prosa? No sabría decir. Aprecio la belleza de cada autor
  15. ¿Sus poetas? Eadem anterior.
  16. ¿Un héroe de ficción? El hombre feminista, que no existe ni puede existir por definición.
  17. ¿Una heroína? A mí la droga no…
  18. ¿Su compositore favorite? Mozart
  19. ¿Su pintore preferide? Salvador Dalí
  20. ¿Su héroe de la vida real? No tengo ninguno.
  21. ¿Su nombre favorito? No sabría.
  22. ¿Qué hábito ajeno no soporta? Ser cansino
  23. ¿Qué es lo que más detesta? La sociedad
  24. ¿Una figura histórica que le ponga mal cuerpo? Hitler
  25. ¿Un hecho de armas que admire? Ninguna es digna de admiración
  26. ¿Qué don de la naturaleza desearía poseer? No me centro en lo que deseo si no en lo que tengo.
  27. ¿Cómo le gustaría morir? Muerto
  28. ¿Cuál es el estado más típico de su ánimo? Indiferencia
  29. ¿Qué defectos le inspiran más indulgencia? Alienación femenina
  30. ¿Tiene un lema? Tengo muchos. En un mundo dominado por la lógica, las ideologías serían innecesarias.

 

Anuncios
Estándar

Victor Hugo-Lamaga

Sin categoría

El futuro tiene muchos nombres…

Imagen
María Luisa Balaguer

La corrupción política

Una sociedad en la que los jueces han de dedicar una buena parte de su tiempo a juzgar a sus gobernantes, no puede considerarse una sociedad de calidad democrática. Los dirigentes deberían dictar normas para que la ciudadanía se conduzca con honestidad y probidad, pero habría que dar por supuesta la excepcionalidad de la conducta desviada de la clase política, que en ese sistema democrático, debería liderar la moralidad y los contenidos éticos de sus políticas.

Pese a que se quiere dar a entender que son comportamientos excepcionales, la corrupción de los políticos de un amplio espectro ideológico, adquiere dimensiones epidemológicas, de modo que desde los entes locales al propio Parlamento Nacional, pasando por algunas importantes Comunidades Autónomas, cada día se conocen casos nuevos de corrupción, que los partidos políticos intentan individualizar en comportamientos aislados de personas concretas.

No es así. La corrupción política es endémica y tiene un efecto devastador en la opinión publica, en la medida en que produce una de las mayores desigualdades sociales, la que deriva de la diferente exigencia de comportamientos sociales. Cualquier particular que incurra en una irregularidad administrativa, deberá abonar una sanción, que a veces excede de sus posibilidades económicas, mientras que algunos presidentes de comunidades autónomas han disfrutado tráfico de influencias juzgados por tribunales como conductas perfectamente honorables.

Pero la mayor injusticia probablemente derive de la subversión del sistema judicial que produce la necesidad de que policías, jueces y tribunales, hayan de distraer su atención a la ciudadanía, para solventar macrojuicios de meses de duración, con un coste económico y de medios humanos importantísimo, que tendría que estar destinado en principio a solventar los procedimientos que demanda la ciudadanía. La litigiosidad de un país no puede derivar del incumplimiento normativo de su clase política, sino de las exigencias de los particulares.

En estos días se juzgan nuevos casos de la histórica corrupción de Marbella, o el caso Noos con implicaciones de personas próximas a las más altas instituciones del Estado, y la ciudadanía contempla con estupefacción, como una demanda por incumplimiento de contrato, puede tardar más de dos años en tramitarse, mientras el aparato judicial tiene que volcarse en juzgar conductas de aquellas personas que deberían haber estado a nuestro servicio.

Estándar